Vocación por conocer; pasión por transformar.

Etiqueta: Política Social (Página 1 de 3)

PLANES ASISTENCIALES DE EMPLEO: UNA PROPUESTA

 

Publicado en Clarin, 30 de Mayo 2024

 

Varios tipos de denuncias sobre los denominados “planes sociales” han proliferado en los últimos tiempos relacionadas al uso indebido de los recursos destinados a la asistencia social por parte de funcionarios estatales y dirigentes de organizaciones sociales. En verdad, los diversos programas sociales destinados a enfrentar las dificultades del mercado de trabajo, desde el Plan Trabajar en los 90 hasta el Potenciar Trabajo en el presente, han adolecido de los mismos problemas: discrecionalidad en la selección de beneficiarios, inexistencia o incumplimiento de las labores de contraprestación, empleados públicos entre los beneficiarios, uso de los beneficiarios para actividades políticas, etc. Mi propuesta para modificar radicalmente el perfil de estos programas incluye 4 elementos centrales

 

  1. REGISTRO NACIONAL PUBLICO DE DESEMPLEO (REDES)

¿Es posible evitar la selección discrecional de beneficiarios? Mi respuesta es SI  y para ello es preciso la creación de un registro que permita identificar a las personas desempleadas. Este registro debe estar abierto a todo aquel que desee aceptar un trabajo de media o jornada completa y debe contar con la información relevante del inscripto: datos personales, laborales y educativos. Debe estar precedido de una gran campaña de difusión que promueva registrarse. Con este instrumento podrá apreciarse la cantidad de individuos que están dispuestos a realizar una labor a cambio del ingreso ofrecido y su distribución en el territorio

 

2. REGISTRO DE ORGANIZACIONES (REDOR)

 

Paralelamente al REDES es necesario un registro de las organizaciones que serán las que definan e implementen los diversos proyectos de generación de trabajo. Administrar labores es una tarea compleja. Aquí no se trata de una simple entrega de dinero al beneficiario sino que debe ser acompañada por insumos, liderazgo, seguimiento y evaluación.

Y podemos incluir a todo tipo de organización que pruebe poseer proyectos relevantes. Pueden ser municipios, empresas, clubes, iglesias y otros diversos tipos de organizaciones sociales. Algunos requisitos son indispensables: cada una de ellas debe administrar un número de proyectos acorde con la capacidad de gestión exhibida. Deben evitarse instituciones con enorme cantidad de beneficiarios y sin un proyecto claro y viable. Aquí se torna imprescindible la creación de una entidad que acredite a las organizaciones, que evalúe el desarrollo e impacto de los diversos proyectos y que administre el REDOR; una “CONEAU del empleo”.

 

  1. CONTRAPRESTACIÓN

El registro REDES permitirá determinar quienes no han accedido a una educación secundaria completa. Y en este caso la labor a desarrollar será completar dicho nivel educativo. Es claro que quienes no poseen este nivel básico no tienen chances de una inserción razonable en la economía moderna. Y esta opción debe ser obligatoria para todo inscripto hasta una edad a determinar (30 o 40 años). Es altamente probable que la mayoría de los inscriptos se encuentren en esta situación y por ende se requerirá un gran esfuerzo. Una ventaja de esta contraprestación es la extendida red de establecimientos educativos y sociales que posee el país junto con un más que satisfactorio número de docentes para dar realidad al objetivo. Y otra ventaja adicional es la ventana de oportunidad que abre la tecnología de la educación a distancia con una conectividad que debe mejorar pero es ya suficientemente amplia, reduciendo enormemente la necesidad de disponer de infraestructura física.

Para quienes han completado la educación secundaria, la cantidad y diversidad de actividades que pueden ofrecer las instituciones registradas en el REDOR es muy amplio. Las empresas privadas, instituciones públicas y diversas organizaciones sociales pueden recurrir a REDES para seleccionar a quienes precisa para desarrollar su proyecto. Seguramente será en los servicios personales donde sea más fácil y abarcadora la posibilidad de inserción pero seguramente también en el campo del comercio, el turismo o la gastronomía, actividades con mayores posibilidades de generación de actividades que la industria o el agro.

 

  1. ARTICULACIÓN INSTITUCIONAL

Las actividades tanto educativas como laborales, no serán posible de ser llevadas a cabo sin un trabajo conjunto del Estado en sus diversos niveles y la sociedad civil. En el caso de la actividad educativa, se trata nada más ni nada menos que de una gran gesta implicando una acción interjurisdiccional entre nación y las provincias donde el financiamiento y la asistencia técnica correspondan al nivel nacional y la labor educativa a las provincias, que son las que hoy poseen la administración del sistema.

Se trata en definitiva de abandonar lo que denomino un “enfoque zoológico” de gobiernos anteriores y que continúa vigente aun en el actual, donde no se va más allá de otorgar algún dinero que permita comer pero que no desarrolla las potencialidades de los mas pobres ni cambian sustancialmente sus condiciones de vida. Mas lúgubre aun, es la noción en gestación de la idea simplista y macabra que la exclusión social no merece atención de la política pública y debe dejarse al mercado su resolución.

 

El país precisa, un  amplio debate sobre la pobreza de las políticas hacia los pobres que dominaron las últimas tres décadas y sobre caminos superadores.

 

GASTO SOCIAL, DEFICIT FISCAL Y DEMOCRACIA

 

Publicado en La Nación 16/12/2023

 

La situación fiscal y su endémico déficit es uno de los temas centrales que deberá abordar el próximo gobierno. Existe consenso que ha llegado la hora de acabar con dicho déficit revisando el nivel de ingresos y gastos del sector público. Mi interés en esta nota es referirme al gasto público y en especial, al gasto social.

El promedio de gasto público consolidado (el correspondiente a los tres niveles de gobierno) en el periodo 1980-1984 fue de 28% del PIB y alcanzó el 45% en el periodo 2015-2019. La diferencia en las cuatros décadas es impactante y la última información oficial (2023) nos dice que representó 44% en  2021.

Ahora bien, los datos oficiales se clasifican en cuatro categorías de gastos: Funcionamiento del Estado, Servicios Económicos, Servicios Sociales y Deuda Pública.

Los gastos de Funcionamiento del Estado incluyen los de Administración General, Justicia y Defensa y Seguridad. En estas cuatro décadas tuvieron un modesto crecimiento de 4,9% a 7% del PBI. Los servicios de la Deuda Pública pasaron de 3,9% en el primer periodo a 3,8% en el último, siendo menores los guarismos en todos los periodos intermedios. Los gastos en Servicios Económicos incluyen como principales ítems Energía y Combustibles por un lado y Servicios Públicos por el otro. Cayó de 6,7% a 5,3% del PBI entre los periodos inicial y final que consideramos, habiendo llegado al 2,4% en el periodo 1995-1999 fruto de la privatización de empresas públicas de aquellos tiempos

Los Servicios Sociales incluyen la Previsión Social, Salud y Educación como sus principales componentes representando 80% del total. El resto se distribuye en programas de Vivienda, Empleo y Asistencia Social. Mientras en el periodo 1980-1984 se ubicaba en 13% del PBI en 2015-2019 alcanzó 29% representando dos tercios del gasto público total. Este monumental crecimiento lleva al país a un nivel comparable con el porcentaje del producto que países desarrollados otorgan al gasto social y muy por encima de los niveles latinoamericanos.

Sin embargo ofrece un pobre resultado en nivel de prestaciones y calidad de servicios: fragmentación de sistemas, desigualdad marcada en el acceso e irracionalidad en el uso de los recursos.

El sistema previsional argentino es una manta llena de parches donde coexisten un sistema nacional y varios provinciales junto a regímenes especiales para miembros del Poder Judicial, fuerzas armadas y de seguridad, legisladores provinciales, profesores universitarios, maestros, colectiveros, investigadores científicos y taxistas, entre otros. Por otro lado, tanto a la educación como a la salud públicas se las identifica con políticas sociales de carácter universalista y ciertamente en algún momento lo fueron, pero se ha terminado de consolidar un sistema en el que lo “público” es un componente reservado para los pobres, coherente con el camino de desigualdad creciente experimentado por la sociedad argentina. La asistencia social, que dispone de 1% del PBI, se estructura sobre base de un manejo discrecional de programas alimentarios y de subsidios a la informalidad y cuyos beneficiarios son fruto del clientelismo estatal o de la presión de organizaciones sociales que los nuclean.

Tanto esfuerzo para tan pobres resultados. ¿Que explica entonces este gigantesco incremento del Gasto Social? A mi juicio, la fortaleza corporativa y el funcionamiento de nuestra democracia.

Un poco de historia: así como en los noventa se privatizaron en un santiamén teléfonos, aviones, gas, electricidad, petróleo, no sucedió lo mismo con los servicios sociales. Las presiones de sindicatos, partidos de oposición y organizaciones varias de la sociedad civil, previnieron transformaciones privatizadoras de la profundidad operada en el terreno de las empresas públicas de producción o servicios. Pero más allá de la fortaleza de los sectores beneficiarios para evitar transformaciones, el proceso democrático jugó un papel decisivo ya que afectar servicios mayoritariamente percibidos como derechos a ser garantizados por el Estado, exhibió los riesgos de pérdida de legitimidad y apoyo político para quienes osaren intentar su reducción. Así, el continuo crecimiento del gasto social habla de las necesidades de las fuerzas políticas, surgidas de la competencia democrática, por acceder o mantenerse en el poder. En otros términos, los intentos de reducción del gasto social chocan seriamente con la resistencia que imponen los procesos de democratización y obtención de legitimidad política.

¿El desafío fiscal que afronta la Argentina abordará el gasto social?. Habrá disposición para bancar los costos políticos que ocasionará una reducción sustancial dada una población que no acepta fácilmente recortes? ¿Habrá voluntad para ir forjando un sistema más racional o seguirá con su estructura fragmentaria, desigual e ineficiente? Veremos, la nueva serie comienza el 10 de diciembre.

ALDO NERI

 

 

Ya no está con nosotros este amigo muy querido con quien compartí muchas reflexiones, frustraciones y conquistas a lo largo de tres décadas. Fue constante su preocupación por mejorar las condiciones de vida de nuestros ciudadanos y se expresó tanto en mejorar nuestro sistema de salud con su iniciativa del Seguro Nacional de Salud, vetado por intereses corporativos como por propuestas en el campo más amplio de la política social como el proyecto de ley para establecer un Ingreso para la Infancia, sus propuestas de reforma previsional y la creación del Programa Alimentario Nacional, entre varias otras. Su labor como ministro, legislador y político fue siempre signada por ayudar a construir un país más igualitario y su honestidad y compromiso con la democracia lo constituyen en un ejemplo para quienes se involucran en la política para servir a la gente. Seguirás vivo en la mente de muchos que te conocieron y tuvieron el privilegio de compartir caminos. Tu tocayo, Aldo Isuani

SINDICATOS INFORMALES Y ENFOQUE ZOOLOGICO

Publicado en Clarín 19/02/2023

El programa Potenciar Trabajo como la Tarjeta Alimentaria consumen el 90% del presupuesto del Ministerio de Desarrollo Social y constituyen políticas del gobierno nacional para posibilitar una ingesta mínima a quienes son sus beneficiarios. En la lucha contra la pobreza, la preocupación gubernamental por otras necesidades humanas básicas no tiene mayor lugar: ni asegurar el suministro de agua potable y saneamiento básico, (elementos esenciales para una vida saludable) ni esfuerzos para lograr una mejor educación pública para fomentar la empleabilidad o el trabajo autónomo de calidad, ni acceso a una atención adecuada de la salud publica. Por esta razón, llamo a esta orientación gubernamental, un enfoque zoológico del trato a la indigencia y la pobreza.

Seguir leyendo

¿PLANES DE EMPLEO O EMPLEO DE PLANES?

Publicada en La Nación 22 de Abril de 2022

La entrega de dinero público a cambio de una actividad comienza en el gobierno de Carlos Menem con el crecimiento sostenido del desempleo en una sociedad que había gozado de pleno empleo por décadas. El denominado “Plan Trabajar” absorbió algunos miles de beneficiarios y fue reemplazado por el “Jefes y Jefas de Hogar” en el gobierno de Eduardo Duhalde; otros programas similares solo cambiaron de nombre en los gobiernos siguientes hasta llegar al actual “Potenciar Trabajo” con mas de un millón de beneficiarios. Seguir leyendo

EL SISTEMA DE SALUD: lecciones futboleras

Publicado en La Nación 3/8/2021

A pesar de las fuertes tensiones a las que se ha visto y se ve sometida la atención médica en esta pandemia, especialmente en estos días, se reconoce que ha logrado dar respuesta brindando atención a los que la demandaron aun cuando un gran porcentaje de quienes pasaron por unidades de terapia intensiva finalmente fallecieron, fenómeno seguramente atribuible a la ferocidad del virus antes que a la calidad de la atención ¿Tenemos entonces un buen y robusto sistema de salud? Seguir leyendo

« Entradas anteriores

© 2024 Aldo Isuani

Tema por Anders NorenArriba ↑